Alevines en el Territorial de Pista Cubierta

Era sábado medieval, por chicos y chicas alevines de la AAT no quisieron perderse el Campeonato Territorial de Pista cubierta.

Ocho eran las pruebas a realizar y seis nuestros atletas (Paula, Marina, Ana, Sheila, Diego e Iker), todos con una gran ilusión, y algunos con tantos nervios que hicieron hasta yoga para relajarse.

 La primera en participar fue Paula, que esta vez, aunque su especialidad son las distancias largas, realizó los 60 ml, tenía claro que no quería tropezar con nada, fue la cuarta de su serie, con un tiempo de 10'30.


Marina fue la siguiente en participar. y ella, sí que estaba convencida de que quería saltar vallas, es más divertido que correr sin ningún obstáculo que nos impida correr con los ojos cerrados, pero Marina aunque los tenía muy abiertos, tropezó en alguna de ellas, lo que hizo que su tiempo no fuera tan bueno, pero era su primera competición en una pista tan chula como ésta. Fue la quinta de su serie con un tiempo de 14'05.

Ana salió decidida a saltar longitud, pero estuvo un buen rato sentada, fue la penúltima de las participantes en esta prueba, su primer salto fue nulo, porque alguién le explicó que no se podía salir como ella había salido (los jueces no sabian qué hacer), pero en su segundo salto consiguió una buena marca de 3,07 m.
Iker, que empezó su carrera como una bala, cuando llevaba cuatro de las más de cinco vueltas que tenía que dar a la pista, ya miraba para atrás, la falta de experiencia le hizo correr mucho al principio, pero eso no le impidió ser el primero de su serie con un tiempo de 3.33.65, una magnífica carrera, con la única pena de no haber corrido en la serie en la que corrieron los más experimentados, seguro que hubiera mejorado, puesto que como iba sobrado, en los últimos metros no corrió todo lo que podía.
 
Sheila, esperaba que la barra sobre la que iba a saltar fuera un poco más blandita, pero, aún así no dudó en sus saltos y consiguió saltar 0,90 metros, una marca que sin nervios superará rápidamente.

Diego, que estaba preocpado por no perderse los relevos, lanzó la jabalina muy lejos, hasta los 20,20 metros, en dos lanzamientos super-rápidos, puesto que sus compañeros ya estaban preparados para la última prueba del equipo.

Marina, que tenía ganas de seguir participando, se buscó a un equipo con el que participar en los relevos, eso sí, no se tuvo una buena presentación, puesto que cuando iba a entregar el testigo (llegó la primera de su posta) nadie se lo cogía, al final, una nueva experiencia, para una atleta que se estrenaba en la pista.

Diego, Paula, Ana e Iker, formaban el equipo que participó en el relevo, ellos se conocían, corrieron muy bien, pero a la hora de pasar el testigo, no andaron muy acertados,  y perdieron bastante tiempo entre entrega y entrega, aún así consiguieron vencer su serie con un tiempo de 1.01.99.

Al final el equipo consiguió la posición número 11 de los 18 participantes, con una sana envidia de algunos de ellos, que participaban con hasta 6 chicos por prueba, nuestros chicos y chicas disfrutaron de una competición  de un alto nivel.


Eso sí ellos seguro que nos envidiaron, en la afición, que, a pesar de no ser muy numerosa, no paró de animar a los chicos.






0 comentarios: