EL REGRESO DE PEPE ESPAÑOL. CRÓNICA DE LA SEGUNDA CORRIDA POPULAR 080 BOMBEROS. ZARAGOZA

¡Pues sí!; Como podéis ver ¡¡He vuelto!! ¡Que le vamos a hacer!. Así que lo primero muy buenas a todos y todas, que la buena educación siempre debe ir por delante.-

Con la idea de no tener excusa para “dejarme llevar” durante el verano por la buena vida y la molicie, me inscribí allá por junio para la “segunda corrida popular 080 Bomberos de Zaragoza”; así me obligaba a mantenerme en unas condiciones mínimas durante el verano (y también porque cada mes que pasa la inscripción era más cara)-

Así que este domingo pasado, el 7 de septiembre, a las 9:30 de la mañana, allí me teníais en la calle Violante de Hungría en Zaragoza esperando la “corridica” de 10 quilómetros (eso está cerca del parque grande; entre el Auditorio y el Parque de Bomberos nº 3; para lo más viejos en la parte de atrás del Cuartel Palafox, al lado de la Feria de Muestras).-

La carrera preciosa; discurrió por parte de la zona vieja de Zaragoza, antes de saltar al otro lado del Ebro. Fue particularmente divertido cruzar la plaza de toros por la arena; o cruzar por la pasarela peatonal de la Expo, que con tanto personal saltando empieza a oscilar y llega un momento que te sientes incómodo, casi mareado por la extraña sensación de que los pies no saben cuando van a encontrar el suelo en cada paso.-

En cuanto al tiempo.........., ummmmm, “discretico”: 49:05, “discretico” aunque aceptable si tenemos en cuenta que:
  • Este verano invertí en alimentación y cañas lo suficiente para que aparecieran un par de quilos de más que no deberían haber estado ahí.-
  • Un puñetero músculo de estos alargados que tenemos por debajo de la rodilla (el soleo, el peroneo o uno de esos) estuvo toda la semana anterior con el “run run” de que “va a ser mejor que no corras!; así que el entrenamiento de la semana previa fue algo pobre.-
  • La temperatura y la humedad en Zaragoza: A las ocho y media de la mañana ya había 19 grados y fue subiendo, y aunque hubo un momento en que se taparon las nubes, al llegar al parque del Tío Jorge (la meta), no había quien aguantara el sol y el calor.-
  • La torpeza del personal y/o lo estrecho de la salida: Meter a más de 2.100 atletas por una calle de dos carrilles a 50 metros de la salida, no es precisamente una idea brillante (la calle Pedro Cerbuna; incluso había gente corriendo por encima del bordillo que separa el carril bici de la calzada). Claro que no debería haber habido problema si el personal actuara con un “poquico” de sentido común. ¡¡¡A ver, torpes!!! En estas carreras multitudinarias hay unos señores y señoras con banderolas en las costillas para que se vean bien, en las que pone 40’, 45’, 50’, 55’ y 60’; ¡y la “comica” detrás del número quiere decir minutos!; y antes de la salida los encierran a cada uno en un “corralico” y dicen por megafonía “Que los participantes se sitúen en el corral con la marca que tengan (o la que quieren hacer, que viene a ser lo mismo)”. A mi ya me habían dicho que los atletas somos gente “musculitos” con una solo neurona funcional, y me voy convenciendo poco a poco de ello. Yo me situé en el cajón de 45’, de la mitad hacia atrás, de forma que el señor con el banderín de los 50’ quedaba detrás de mí; ¡Vamos!, ¡en mi marca!, ¡como debería ser!. Pues por lo visto no se hace así. Un “minutico” antes de salir el cajón de los 45’ se llena de gente hasta la bandera; no os digo más que hasta había empujadores profesionales de gente traídos aposta del metro de Tokio para podernos colocar a todos. Aquí en Teruel es difícil entender una aglomeración así, los que hayáis intentado ir de la plaza de la Catedral a la plaza del Torico el sábado de Vaquillas a las cuatro de la tarde me vais a entender enseguida. ¡Bueno!, pues como decía se llena el cajón hasta no caber un alfiler. Yo al principio pienso ¡vale!, ¡cuanta gente deseando entrar en 45’!. ¡¡Ja!!, ¡una gaita!. No hacemos mas que salir y se me pone un inmenso pelotón de “torpes” a paso de terminar en 60’. Pero lo comprendo todo enseguida, la frase “situaros en el cajón con la marca que vayáis a hacer” es muy complicada para un atleta. ¡Resumiendo! Quilómetro y medio saltando por encima de la gente y haciendo quiebros para poder encontrar un sitio cómodo en el que ir disfrutando de la carrera y el primer quilómetro en unos quince minutos, aproximadamente (y evidentemente yo no soy Mariano Haro; imaginaros las caras de los que querían de verdad estar por debajo de los 45’).-

Por lo demás muy bien, como ya he dicho más arriba correr por el casco viejo de una ciudad es espectacular y muy entretenido; ¡Ah! Y lo del músculo fue un farol; no me molestó en absoluto.-

Espero que hayáis tenido un estupendo verano, y que volváis con ganas de más atletismo. ¡Hasta pronto!.-

Pepe Español.-
(No envío foto, que a estas alturas de la semana todavía no las han publicado; “luegoyasieso” las mando)

0 comentarios: